Dos libros que puedes leer en una tarde.

¿Qué hay, mentes inquietas?

Hoy vengo a hablaros de mis dos últimas lecturas (más allá de Cazadores de Sombras, saga que todos conocéis de sobras), que son Anochece en los Parques y El diario de Aroha.

Anochece en los Parques es una historia extraña, en donde a mitad del libro nos vamos a dar cuenta de que el verdadero protagonista es el personaje secundario (o así me lo parece a mí). Laura es una chica común, que no acaba de superar la muerte de su hermano. Sufre ataques de ansiedad y además, acoso en el instituto. Si bien, he tenido la sensación de que estos dos temas no se han desarrollado demasiado a lo largo del libro, por lo que empatizar con la protagonista me ha costado bastante. Alexei es un chico al que conoce en la biblioteca y por el que sufre un instalove de manual. En este punto quise dejar de lado el libro, no por nada en concreto, simplemente porque este tipo de flechazos no son lo mío. Si bien, la novela está ambientada en Madrid, ciudad en la que viví durante cinco años, y la añoranza me hizo seguir leyendo. Y no me arrepiento.

La trama gira alrededor de las dificultades de Laura para llevar una vida normal y en su obsesión por encontrarse con Alexei y pasar todas las horas del día con él. Si bien, los sucesos posteriores a la cena de Navidad lograrán cambiar su concepto del chico por completo. Y es que la segunda parte del libro está dedicada completamente a la vida de Alexei, durante los meses anteriores a conocer a Laura, y es en este momento en el que el libro consiguió engancharme. No os puedo contar mucho porque os haría spoiler, pero su historia merece la pena, pues dibuja con crudeza una realidad a la que la sociedad da la espalda.

La otra lectura de la que os quiero hablar es El Cuaderno de Aroha. En primer lugar, en la portada se nos presenta una joven de espaldas y cuando comienzas a leer (en primera persona) presupones que es ella la narradora, pero no. El protagonista es un joven (¿Josan?) deprimido que se va de vacaciones con su abuelo a algún lugar de la costa. He puesto el nombre entre interrogaciones porque verdaderamente el autor demora este dato durante tantas páginas que realmente no lo recuerdo.

Aroha

Este libro no sé si me ha parecido original o extravagante, pero ha sido una lectura de una tarde bien entretenida. Josan está a punto de volverse a casa cuando encuentra un cuaderno bajo la almohada de su cama del hotel. Es un diario en el que una tal Aroha ha ido describiendo sus vacaciones y Josan se engancha a su lectura de tal modo que idealiza a la muchacha y trata de encontrarla para devolverle su cuaderno. Paralelamente también conocerá a Muriel, una muchacha descarada que está participando en el Nanowrimo (no me digáis que no es el mes adecuado para leer este libro) y que trata de poner al corriente a Josan de sus avances en cuanto a la redacción de su manuscrito, a la vez que liga con él. El final es inesperado y rocambolesco, pero tiene su gracia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s