Contextualizar la trama.

¿Qué hay, mentes inquietas?

Hoy vengo a hablaros de lo que yo llamo trabajo de campo o lo que es lo mismo, esas excursiones que los autores hacemos para adquirir experiencia, conocimientos y sensaciones para contextualizar la trama de nuestras novelas.

Siempre me ha parecido fundamental conocer de primera mano  el tema que uno quiere tratar para  conseguir una historia que se sustente. Pero no solo me refiero a informarse sobre un determinado tema, como podría ser un tiempo en la historia, un deporte o una profesión; también me refiero a observar aquello que nos rodea para captar su esencia y conseguir transmitirla al lector.

En cierto modo, se podría decir que resulto un poco bucólica en cuanto a este tema. Puesto que mi primera novela gira alrededor de la función de las hadas en la Naturaleza he dedicado cierto tiempo a reparar en la belleza de las cosas más simples y en pensar sobre ellas mientras las tengo delante, para después ser capaz de transmitir sensaciones. Es algo como aprovechar un día de lluvia para mojarse a propósito con la intención de ser capaz de describir lo que se siente al caminar bajo una tormenta.

Y reconozco que una de las cosas que más me funcionan es tomar fotos. Contextos, lugares, situaciones… Siempre llevo la cámara a punto, para tomar fotos como éstas:

Os invito a probarlo. Tomar fotos de aquello que os rodea y escribir unas líneas sobre ello es un ejercicio excelente de redacción.

Y recordad: los libros no se leen, se viven. ¡Disfrutad la aventura!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s